• 03/08/2021

Durante esta época del año, es normal que sientas como te cansas más y que percibas más pesadez en las piernas. El calor es el culpable, pero no te desesperes porque vamos a darte una serie de consejos para que puedas disfrutar de tus vacaciones sin tener que preocuparte por tus piernas.

Aunque, antes de nada, debes de saber que la sensación de pesadez en las piernas no implica, necesariamente, la existencia de una patología concreta que afecte al sistema circulatorio, pero es cierto que, en ocasiones, puede ser una consecuencia de un mal funcionamiento de la circulación sanguínea, también conocida como insuficiencia venosa crónica.

Pero es cierto que, las altas temperaturas provocan una vasodilatación de los capilares periféricos, ralentizando la circulación y produciendo la llamada pesadez de piernas, tobillos hinchados o incluso calambres.

¿Qué podemos hacer para aliviar la pesadez de las piernas?

1. ¡HIDRATATE!

Beber agua es esencial para poder sobrevivir, pero también lo es para para evitar las piernas cansadas. Pero, aunque hidratarte bebiendo agua es uno de os factores más importantes, no es lo único que deberás de poner en práctica para aliviar esa sensación de pesadez, ya que también es muy importante que hidrates tu piel con lociones hidratante.

2. LAS PIERNAS Y LAS ALTURAS SE LLEVAN BIEN

Eleva las piernas. Los días en los que el calor se hace insoportable, se recomienda alzar las piernas al mediodía y al llegar a casa por la noche.

Además, dormir con las extremidades inferiores elevadas unos 5 o 10 centímetros puede conllevar grandes beneficios, ya que facilitas el retorno venoso.

Por cierto, no te olvides de evitar los ambientes demasiado calurosos. Sabemos que es una tarea complicada, y más durante el verano, pero lo mejor para tu circulación venosa es mantenerte alejado de toda fuente de calor, ya que estimula la dilatación venosa.

3. NO SIGAS MODAS, DESCARTA LA ROPA CEÑIDA

La ropa que utilizamos a diario influye en nuestro estado de salud. Por ello, es importante que, si padeces insuficiencia venosa crónica o simplemente quieras ayudar a tu retorno venoso, descartes la ropa ceñida. Es cierto que, en algunos casos, es una difícil decisión, pero utilizar este tipo de prendas, sobre todo en verano, puede dificultar el retorno venoso.

La ropa holgada y que transpire bien es un buen aliado para cuidar tu circulación sanguínea.

4. ¡AGUA FRÍA VEN A MI!

Ahora que el calor aprieta no te será muy difícil poner en práctica este consejo, ya que a parte de mejorar tu circulación sanguínea también te ayudará a bajar la temperatura de tu cuerpo y refrescarte.

¿Ducha o mejor darse un remojón en una bañera llena hasta los topes de agua? Pues, sinceramente, el planeta y tu sistema circulatorio te agradecerán que te decantes por la ducha. A parte de utilizar más de la mitad de agua, tu circulación se activará cuando reciba el agua fresquista. Además, recomiendan dirigir chorros fríos en las piernas y, al finalizar esa refrescante ducha, aplica agua templada a las pantorrillas en sentido ascendente para aliviar la sensación de pesadez.

5. UN BUEN MASAJE, NO HACE DAÑO A NADIE

Y, para acabar, se recomienda masajear las zonas con más pesadez, en este caso suelen ser las piernas y los tobillos. Mientras permaneces tumbado, puedes realizar un masaje ascendente, desde los pies hacia la rodilla, con un gel frío o sino tienes, la crema hidratante también puede ser un buen aliado.