• 18/08/2021

La natación es un deporte de lo más completo, pero algunas personas lo asocian a una actividad deportiva que tiene su auge en los meses de verano. Para tumbar este mito y descubrirte muchos de los beneficios que tiene este deporte, hemos recopilado una serie de razones por las que poner en práctica esta actividad deportiva.

Es un hecho: practicar natación mejora tu salud

Nadar es una actividad deportiva muy completa, ya que ayuda a mantener nuestro cuerpo atlético y protegido por el tipo de medio en el que se realiza. Trabajar el cuerpo en el agua ayuda a mejorar la potencia, la fuerza, resistencia y flexibilidad del mismo, por eso siempre es un deporte muy recomendable incluso para personas de la tercera edad, personas que se estén recuperando de lesiones que afecten a su movilidad o aquellas que sufren artritis.

A nivel físico, la natación usa una mayoría de grupos musculares de distintas zonas del cuerpo, como la espalda, brazos y piernas. Además, mejora la circulación, el sistema respiratorio y cardiovascular.

Practicar la natación mejora la psicomotricidad

La natación nos ayuda a mejorar nuestra capacidad psicomotriz. Esto se debe a la combinación de los ejercicios de respiración con los motrices. La coordinación de ambos procesos ayuda a que nuestro cerebro se esfuerce y tenga que crear nuevos lazos neuronales para trabajar la sincronización.

Beneficios psicológicos de nadar

El agua, ya sea salada o dulce, nos sumerge en un entorno relajante y que nos transmite paz. Flotar, estar en calma o ejercitarnos dentro de este medio nos ayuda, de alguna manera, a mejorar nuestra estabilidad y salud mental. Y es que la natación, mejora la capacidad de concentración, nos ayuda a gestionar el estrés o la ansiedad, ayuda a tener más viveza mental y mejora la memoria, además de favorecer un estado de ánimo positivo.

La natación como actividad lúdica

Algunas personas no tienen ganas de ejercitar su cuerpo en el gimnasio o, por motivos físicos, no pueden hacer ejercicios de alta intensidad. La natación es un ejercicio de baja intensidad que nos ejercita, nos ayuda a desconectar y puede resultar de lo más divertido si te lo propones.

Disfruta de nadar como una actividad de ocio o lúdica en lugar de exigírtelo como una rutina deportiva será de lo más beneficioso para ti. Atrévete a descubrir nuevos estilos más allá del crol o la braza y diviértete con este ejercicio tan versátil.

Evidencias físicas en tu cuerpo tras la natación

Nadar ayuda a quemar grasas: en una persona de 60 - 70 kg puede perder entre 504 - 630 Kcal con un entrenamiento de natación de una hora. Perder peso no es uno de sus únicos beneficios, podrás notar tus articulaciones y músculos mucho más relajados y ganarás elasticidad y flexibilidad. Además, una rutina de natación puede ayudarte como analgésico natural, debido a que calma los dolores de lumbares, cervicales o espalda, entre otros.


Ya sabes, estos son algunos de los beneficios que la natación puede aportar en tu cuerpo. Por eso, no es de extrañar que sea una de las actividades físicas más practicadas por las personas, independientemente de la edad que tengan. Además de mejorar tu salud, paliar el estrés, ayudar con el mantenimiento físico o la pérdida de peso, es una actividad lúdica con la cual disfrutar y evadirnos de nuestras rutinas diarias.

Ahora que sabes todo esto, ¿estás dispuesto a darte un chapuzón?