• 04/06/2021

El 2020 será recordado por la Covid-19 y por el confinamiento domiciliario que muchos gobiernos se vieron obligados a implementar para intentar frenar el avance de esta enfermedad.

Las ocho semanas de confinamiento a la que la población española estuvo sometida provocó que la mayoría de los españoles no practicasen ningún tipo de ejercicio físico y por consecuente pasasen más horas de las habituales sentados, provocando un aumento de peso. Todo ello, ha provocado problemas en la circulación sanguínea.

A continuación, te explicamos los motivos de este empeoramiento en las varices y qué se puede hacer para mejorar sus síntomas. ¿Preparad@?

HACER EJERCICIO, EL MEJOR ANTÍDOTO PARA CONTROLAR LA APARICIÓN DE VARICES

La vida sedentaria que se nos impuso durante el confinamiento ha generado que los casos de varices se multiplicasen. Y es que el sedentarismo es el principal amigo de las varices.

Si quieres mejorar la circulación sanguínea y por consecuente evitar que aparezcan las varices deberás empezar a andar unos 20 o 30 minutos al día. La época en la que no se podía salir de casa para evitar una mayor propagación del coronavirus ya quedó atrás, así que ahora toca recuperar el tiempo perdido.

Caminar activa las bombas plantar y gemelar, esenciales para que la sangre pueda circular sin que se acumule formando varices.

La bomba plantar impulsa la sangre hacia la pantorrilla y al llegar a los gemelos, el musculo se dilata e impulsa la sangre hacia el corazón. Por eso, al caminar, ayudamos a nuestras venas a llevar a cabo el retorno venoso, además de prevenir varices y trombosis venosas.

No debemos dejar que la pereza gane la batalla, cualquier momento es bueno para caminar. Es un ejercicio que no requiere estar al aire libre para poder llevarlo a cabo, ya que, aunque hacerlo al aire libre lo hace más apetecible y ayuda a despejar más la mente, también se puede realizar en espacios interiores.

Así que nada de utilizar la escusa del confinamiento para no caminar, los paseos por los pasillos, subir y bajar escaleras también ayudan a mejorar la circulación sanguínea.

Además, también existen otros deportes que ayudan a mejorar la salud circulatoria, como el yoga, los paseos en bicicleta, bailar o la natación.

Ejercicios yoga

Los masajes también se pueden convertir en tus mejores aliados

Los masajes te relajan a la vez que ayudan a mejorar la circulación sanguínea, por lo que ya es hora de que empieces a cuidarte y a mimarte un poquito más.

Lo ideal sería ir a visitar a un profesional para que pudiese masajear la zona que más lo requiera, pero no es necesario si tu ya conoces cual es la zona que más dolor te provoca y cómo debes masajearla para que la circulación sanguínea mejore.

Pero no te preocupes porque hacerse un automasaje para facilitar el trabajo de las válvulas venosas y favorecer el retorno venoso es fácil. Para activar la circulación sanguínea se recomienda hacer masajes diarios de no más de 10 minutos. Con tan solo dedicar ese pequeño espacio de tiempo a esta tarea notarás una mejoría en la circulación sanguínea.

Si finalmente te decides a poner en práctica esta técnica debes tener en cuenta que:

El masaje se debe realizar de forma ascendente, es decir desde los pies hacia los muslos, pasando por la pantorrilla. De esta manera, se favorece el retorno venoso.

• El mejor momento para realizar este tipo de masaje quizás sea después de la ducha. ¿El motivo? Durante la ducha se alternan el agua caliente con el agua fría, evitando así las temperaturas extremas, lo que provoca una ligera mejoría en la circulación sanguínea de nuestro cuerpo.

• ¿Qué necesitamos para hacer estos automasajes? Pues la verdad es que con utilizar gel frío o una crema venotónica es más que suficiente. Estos productos ayudan a aliviar las molestias y la pesadez. Además, las cremas también hidratan y cuidan la piel de las piernas, que a veces se ve perjudicada por la aparición de varices.

No te olvides de

No todo es hacer ejercicio o realizar automasajes siempre que sea necesario. También existen una serie de pautas diarias que te ayudan a mejorar la circulación sanguínea y que pueden complementarse perfectamente con el resto de los consejos que te hemos dado anteriormente.

Evitar permanecer en la misma posición durante mucho tiempo, ya sea de pie o sentado. Si trabajas sentado, deberás moverte al menos una vez cada hora, levantándote, rotando los tobillos, dando un pequeño paseo... Además, también se aconseja utilizar un reposapiés para favorecer el flujo sanguíneo.

• Si padeces problemas circulatorios o simplemente quieres evitar que las varices aparezcan en un futuro próximo deberás evitar los baños de agua caliente, así como otras fuentes de calor que dificultan la circulación, como saunas, estufas, radiadores.... La mejor opción será darte duchas de agua tibia y terminarlas con un chorro de agua fría en las pantorrillas en sentido ascendente.

Elevar las piernas por encima del nivel del corazón 3 o 4 veces al día durante 15 minutos también te ayudará a mejorar la circulación sanguínea.

A la hora de dormir es importante que eleves las piernas para favorecer el retorno venoso. Para conseguirlo, deberás colocar una almohada bajo las piernas o elevar la parte inferior del colchón algunos grados para que las piernas se eleven y la circulación mejore.

Elevación piernas