• 07/04/2021

La primavera ya ha llegado. Las flores florecen y las horas de sol aumentan. Pero, muy a nuestro pesar, no todo son buenas noticias.

Durante esta época del año, los casos alérgicos se multiplican y es que, el proceso de floración de millones de plantas y árboles que se inicia en esta época del año provoca que sean muchas las personas que sufren algún tipo de reacción alérgica.

Pero no todas las alergias aparecen durante esta época del año. Un ejemplo de ello son las alergias alimentarias, a los medicamentos, a las picaduras de insectos, que se mantienen durante todo el año.

Pero, ¿qué podemos hacer para intentar paliar los síntomas alérgicos?

A continuación, te explicamos cuáles son las alergias más comunes y qué se puede hacer para paliar sus efectos. ¡No te los pierdas!

ALERGIAS ALIMENTICIAS

Antes de nada, deberás de conocer qué es realmente una alergia y es que esta patología es bastante común entre la población. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) dentro de aproximadamente 30 años, por lo menos, la mitad de la sociedad sufrirá algún tipo de alergia, sin embargo, no se sabe con exactitud cuál será.

Se calcula que entre el 6 y el 17% de la población europea padece algún tipo de alergia alimentaria. Y es que, actualmente, más de 120 alimentos producen alergias alimentarias.

Algunos de los alimentos que menos tolera el cuerpo humano es la leche de vaca, el trigo, el huevo, el marisco o los frutos secos, sobre todo los cacahuetes.

Durante años se ha investigado y se ha llegado a la conclusión que existe una relación entre la tipología de alergias y la edad.

Por ejemplo, la alergia a la leche de vaca y al huevo es más común entre jóvenes y niños, mientras que en adultos y mayores es más frecuente la reacción alérgica a los frutos secos, al pescado o al marisco.

Alergias alimenticias
Alergias Polen

ALERGIAS AL POLEN

El polen es otro de los causantes de las alergias y se ha convertido en el principal enemigo a batir durante la primavera.

Esta substancia natural provoca alergia a, aproximadamente, 8 millones de españoles cada año. Una patología que parece tener una predilección por las personas con enfermedades respiratorias previas, como rinitis o asma.

Es cierto que, las alergias al polen han sido bastante comunes durante años, pero con el paso del tiempo, el número de casos ha ido aumentando. ¿El motivo? El aumento de la contaminación y el cambio climático.

Y es que, la contaminación provoca que las plantas activen su sistema de defensa y empiezan a producir un polen más resistente y fuerte. Lo que, a su vez, provoca que las personas alérgicas a esta substancia perciban este cambio y sus reacciones, ante este nuevo polen, sea más violenta.

Por otro lado, como posiblemente sabrás, el cambio climático ha modificado los períodos “naturales” en los cuales los árboles y plantas florecían. Lo que ha provocado que los altos niveles de polen estén presentes a lo largo de todo el año.

Esta mayor presencia provoca que el número de personas alérgicas sea mayor y constantes a lo largo del tiempo.

CONSEJOS PARA EVITAR LAS REACCIONES ALÉRGICAS

Pero que no cunda el pánico porque casi todo tiene solución o al menos se pueden paliar los síntomas...

· Comer en casa y mantener una dieta a base de alimentos frescos, te ayudará a controlar los alimentos que ingieres y evitarás reacciones alérgicas.

· Si, por lo contrario, no puedes o no quieres consumir alimentos frescos todos los días también puede recurrir a los alimentos envasados. Pero es muy importante que leas con atención las etiqueta para saber los ingredientes que llevan.

· Si desconoces cómo seguir una alimentación saludable exenta del alérgeno que causa la alergia o la intolerancia deberás consultar a un dietista o a un nutricionista.

· El uso diario y constante que hacemos de la mascarilla debido a la situación actual ayuda a frenar las alergias al polen.