• 22/12/2021

El frío, el viento y las primeras heladas hacen que nuestras manos y pies sufran más debido a las bajas temperaturas. Desde hace unos años hasta ahora, los sabañones en las manos tienen como nuevo enemigo la tecnología móvil. Tomar una foto, estar al tanto de la actualidad o postear en redes sociales se ha vuelto un acto indispensable en la vida de muchas personas, y las manos que quedan a la intemperie lo notan, y mucho.

Si quieres descubrir cómo evitar la aparición de sabañones o cómo curar los que ya tienes, sigue leyendo el post de esta semana.

¿Qué son los sabañones?

Los sabañones, o también conocidos como eritema pernio, son lesiones que surgen como una de las respuestas que tiene nuestro organismo ante el frío, en este caso concreto, después de sufrir una exposición continua al aire frío.

Esta manifestación cutánea se presenta como una inflamación dolorosa producida en la zona de los dedos de las manos y de los pies. Su origen tiene como partida el cambio extremo del frío al calor, que oprime los vasos sanguíneos de los dedos, provocando así una inflamación rojiza que puede presentar picazón y molestias.

¿Qué causa los sabañones?

Su origen tiene como partida el cambio extremo del frío al calor, que oprime los vasos sanguíneos de los dedos, provocando así una inflamación rojiza que puede presentar picazón y molestias, manchas rojas, hinchazón y ampollas en manos y pies.

Algunos de los factores que pueden hacer que sea más propensa la aparición de sabañones son:

• Constitución: las personas con un peso menor al que deberían según su IMC (Índice de Masa Corporal) son más propensas a sufrir esta lesión. Como dato curioso, las mujeres tienen más probabilidades de padecer de esta afección, mucho más que niños y hombres.

• Mala circulación de la sangre:aquellas personas que sean más susceptibles a tener una mala circulación se verán más afectadas por los cambios de temperatura.

• Edad: las personas mayores son más propensas a sufrirlos a causa del sedentarismo y la mala circulación sanguínea.

• Abuso de bebidas alcohólicas: el alcohol empeora la calidad de la circulación sanguínea. La suma de: consumo de alcohol alto + clima frío, es un cóctel propicio para la aparición de sabañones.

• Enfermedad de Raynaud: este trastorno de los vasos sanguíneos afecta a la persona cuando sufren frío o estrés, por lo que las personas que padecen de esta afección tienen una mayor posibilidad de sufrir sabañones.

• Sufrir artritis reumatoide: enfermedad degenerativa que implica la inflamación de las articulaciones y tejidos circundantes.

• Sufrir vasculitis: inflamación de los vasos sanguíneos.

• Crioglobulinemia: enfermedad rara en la que se producen unos anticuerpos que precipitan con las bajas temperaturas.

• Trastornos autoinmunes: el lupus es un trastorno autoinmune que afecta al tejido conectivo y es causa frecuente de sabañones.

Síntomas de los sabañones

Los signos que nos indican la presencia de sabañones son:

Zona enrojecida alrededor de los dedos de los pies o las manos

Dolor e hinchazón

Sensación de picor y ardor en la zona afectada

Aparición de ampollas o úlceras en la piel

Cambios de color en la piel de rojo a azulado

Los sabañones suelen aparecer en los dedos de las manos y de los pies, aunque pueden aparecer también en otras zonas del cuerpo expuestas a la intemperie, como orejas y nariz. También pueden aparecer sabañones en las zonas del cuerpo con mayor cantidad de grasa corporal, como glúteos, pantorrillas y la cara externa de muslos y brazos.

Los síntomas de los sabañones pueden prolongarse en el tiempo, pero en muchas ocasiones suelen curar por sí solos. Si sufrieras de esta afección y ves que los síntomas se prolongan en el tiempo, lo más aconsejable es consultar a un médico/a para descartar que se trate de otro problema y aplicar así un tratamiento acorde.

El médico te examinará para diagnosticar si sufres de una afección cutánea. Si fuera necesario, puede que te realicen una biopsia de la piel y control de la circulación sanguínea.

Tipos de sabañones

En base a su origen, los sabañones se clasifican en dos tipos:

  • Sabañón común o idiopático: no se encuentra asociado a ninguna enfermedad, surge de manera "natural".
  • Sabañón secundario: su causa está asociada a otras enfermedades que padece la persona: artritis reumatoidea, enfermedad de Crohn, leucemia mielomonocítica crónica, lupus eritematoso sistémico...

Sabañones en manos y dedos

Los sabañones en las manos son de los más frecuentes ya que es una zona donde la probabilidad de contacto con el frío es mayor y la piel de las manos es muy sensible a los cambios de temperatura extremos.

La perniosis o sabañones suelen aparecer al principio de los dedos, alrededor de las uñas o en los nudillos. Con menor frecuencia, también pueden aparecer entre los dedos y en la palma de las manos.

Si la aparición del sabañón impide el correcto movimiento de las articulaciones de los dedos, se debe acudir al médico  y descartar problemas circulatorios asociados.

Sabañones en los pies

Los sabañones en los pies son la perniosis más frecuente en climas fríos. Los pies son una zona corporal muy sensible al frío.

Los sabañones en los pies suelen aparecer en dedos y alrededor de las uñas en forma de rojeces que pueden derivar en ampollas.

Sabañones en las orejas

Los sabañones en las orejas son menos frecuentes, afortunadamente, porque son muy molestos, En las orejas, el sabañón aparece como una inflamación rojiza o morada que puede derivar en ampollas e hinchazón si no se trata adecuadamente.

Cómo prevenir la aparición de sabañones

Para evitar la aparición de los sabañones hay que tener cuidado y paciencia, ya que influyen muchos factores para poder evitar su aparición, algunos de ellos son:

• Aunque suene difícil, el principal método de prevención para no sufrir la aparición de sabañones es evitar exponerse a temperaturas bajas o cambios muy bruscos de temperatura.

• La humedad es otro factor muy importante a la hora de que aparezca esta molesta afección, ya que, cuando se trata de los pies, el factor se agrava con la presencia de humedad y condensación. Por eso, es fundamental mantener la piel de estas zonas limpia y seca y utilizar guantes o calcetines gruesos, aislantes y un calzado adecuado.

Si vas a permanecer en una zona fría y húmeda, utiliza ropa amplia que no comprima la circulación y que además retenga el calor corporal. Guantes y cortavientos son complementos recomendables.

• Existen soluciones para conservar el calor en los pies en climas muy fríos, como: cremas conservadoras de calor, parches autocalefactables para los pies, plantillas y calcetines calefactables con batería.

• Evitar el consumo de tabaco,pues es perjudicial para las enfermedades vasculares debido a que dificulta la cicatrización de heridas.

Realizar ejercicio físico para mejorar la circulación sanguínea.

Seguir una dieta rica en alimentos con vitaminas A, C y D.

Tratamiento de los sabañones

Como ya hemos mencionado, los sabañones tienden a curarse por sí solos. De todas maneras, entre los tratamientos más empleados para tratarlos se encuentran los corticoides tópicos o tratamientos específicos para la hipertensión arterial, que tienen un efecto vasodilatador para aliviar las lesiones sufridas por los sabañones. De todas formas, antes de adquirir este tipo de fármacos debes consultar con tu médico/a o farmacéutico/a. Aun así, aquí puedes encontrar más consejos para hacer frente a esta dolencia:

Calienta los pies y las manos progresivamente, el cambio brusco de temperatura puede agravar los síntomas. Intenta no exponer la zona afectada directamente sobre la estufa, chimenea o calefacción; no masajees o frotes la piel.

Mantén la piel siempre hidratada, aplica una loción o crema hidratante para aliviar el picor de piel.

Evita rascarte en la zona afectada, hacerlo podría provocar una infección cutánea.

Limpia la piel afectada con un antiséptico y véndala suavemente para prevenir roces e infecciones.

Intenta no fumar, la nicotina puede contraer los vasos sanguíneos, provocando que la cicatrización de las heridas sea más lenta.

Para las salidas al exterior utiliza guantes. Si los calcetines o los guantes se humedecen, hay que cambiarlos por unos secos.

 

Si la dolencia persiste y debes acudir al médico, éste seguramente te recomendará el uso de los siguientes medicamentos:

Corticosteroide tópico.

Venoruton: gracias a su fórmula con oxerutinas, Venoruton mejora la microcirculación en los vasos sanguíneos afectados.

Nifedipina: un medicamento que se utiliza para la hipertensión arterial y tiene un efecto vasodilatador, mejorando la circulación y ayudando a tratar los sabañones en manos y pies. Puede provocar efectos secundarios como enrojecimiento de cara y cuello, hinchazón de manos o pies y náuseas y mareos.