• 10/08/2022
  • Escrito por Andreu Prados

Con la edad son frecuentes las molestas varices que no son más que venas hinchadas y dilatadas que suelen aparecer en las piernas y en los pies y, que a menudo, pueden ser de color azul o púrpura oscuro1.

 

Las varices se acompañan de:

 

  • Dolor, incomodidad y pesadez en las piernas.

 

  • Hinchazón y ardor en tobillos.

 

  • Calambres musculares, especialmente por la noche.

 

Las principales causas que favorecen la aparición de varices son:

 

  • Tener un familiar cercano con varices.

 

  • Tener más de 50 años: con la edad se producen cambios estructurales en la pared de las venas que facilitan su dilatación.

 

  • Tener sobrepeso.

 

  • Pasar muchas horas de pie o sentado durante la jornada laboral.

 

  • Estar embarazada.

 

Como acerca de las varices y la insuficiencia venosa puedes encontrar mucha información en internet que no es del todo cierta, hoy compartimos contigo mitos y verdades frecuentes sobre este tema.

Mitos sobre las varices y la insuficiencia venosa

Mito 1: Ser mujer predispone a sufrir varices.

 

Falso. Aunque se estima que las varices afectan a 8 de cada 10 mujeres, los últimos estudios indican que ambos sexos las pueden sufrir en igual proporción. El hecho distintivo entre ambos sexos es el tipo de varices y no el número de hombres y mujeres afectadas2.

 

Mito 2: Hay vendajes más eficaces que otros en el tratamiento de las varices.

 

Falso. Por lo que hace a la terapia compresiva de las varices, no hay un vendaje más eficaz que otro, sino que la eficacia del vendaje se relaciona con la buena práctica en su colocación. El vendaje ideal debe tener una anchura de 10 cm y una longitud superior a 7 cm y debe aplicarse con una presión alta y cambiarse cuando esta disminuya3.

 

Mito 3: Las varices son venas hinchadas de color morado que solo se manifiestan en las piernas.

 

Falso. Las varices se manifiestan de distintas maneras y hay 4 tipos distintos de varices3:

 

  1. Telangiectasias: vasos delgados dilatados situados debajo la capa de la piel (subdérmicas), de menos de 1 mm de calibre y que se juntan entre ellas. También conocidas como arañas vasculares o capilares.

 

  1. Reticulares: venas localizadas en la capa más interna de la piel, tortuosas, de color azulado. Son más grandes que las arañas vasculares y tienen un calibre entre 1 y 3 mm.

 

  1. Venas varicosas o tronculares: son venas subcutáneas dilatadas con un diámetro igual o superior a 3 mm, a menudo tortuosas.

 

  1. Corona flebectásica: describe un patrón en abanico de numerosas pequeñas venas en el tobillo. Constituye un signo temprano de enfermedad venosa crónica.

Verdades sobre las varices y la insuficiencia venosa

Una vez desmitificadas algunas de los mitos más frecuentes sobre las varices que circulan por ahí, veamos qué es cierto y lo que funciona para combatir las varices:

 

Verdad 1: Los síntomas suelen empeorar cuando hace calor.

 

La exposición al calor empeora los síntomas ya que favorece la dilatación de las venas y, como resultado, se produce un enlentecimiento de la circulación de la sangre1.

 

Verdad 2: Los síntomas también empeoran cuando estás de pie durante mucho tiempo.

 

La inmovilidad, tanto si estás de pie o sentado, empeora la circulación agravando la insuficiencia venosa. Para mejorar esta situación puedes practicar ejercicios básicos como ponerte periódicamente de pies puntillas o caminar sobre los talones para favorecer la circulación4.

 

Verdad 3: Los síntomas pueden mejorar cuando se camina o si se descansa y se levantan las piernas.

 

Una forma de aliviar los síntomas de las varices es intentar moverte cada 30 minutos cuando estás de pie o sentado. Hacer ejercicio físico con regularidad, además de mejorar la circulación y evitar la insuficiencia venosa, te ayudará a mantener un peso saludable evitando así tener sobrepeso que aumenta las posibilidades de que tengas varices.

 

Aparte de moverte, tomar descansos a lo largo del día mientras mantienes elevadas las piernas sobre un reposapiés o una almohada contribuirá a que sientas las piernas menos hinchadas y cansadas.

Bibliografía:

 

  1. National Health System (NHS). Varicose veins overview. Disponible en: https://www.nhs.uk/conditions/varicose-veins/ (consulta 23 de julio de 2022).

  2. Álvarez LJ, Lozano F, Marinello J, Masegosa JA. Encuesta epidemiológica sobre la insuficiencia venosa en España: estudio DETECT-IVC 2006. Angiología. 2008; 60:27-36. https://www.elsevier.es/es-revista-angiologia-294-articulo-encuesta-epidemiologica-sobre-insuficiencia-venosa-S0003317008010031

  3. Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria. Recomendaciones para el manejo de la Enfermedad Venosa Crónica en Atención Primaria. Disponible en: https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/06/EnfermedadVenosaCronicaenAP.pdf (consulta 23 de julio de 2022).

  4. Asociación cuida tus venas. Algunos ejercicios eficaces para mejorar la circulación venosa. Disponible en: https://www.cuidatusvenas.org/algunos-ejercicios-eficaces-para-mejorar-la-circulacion-venosa/ (consulta 23 de julio de 2022).